En la calle Sánchez de Loria, casi esquina agrelo, corazón del barrio de Boedo, abrimos las puertas de nuestra casa para compartir el legado de nuestra familia y homenajear al Tango. Los ladrillos de los muros y la pinotea de sus pisos acompañaron desde los años cuarenta a importantísimos exponentes del tango, ya que fue la casa de Tití Rossi, autor del vals “Así bailaban mis abuelos”, “Azucar, pimienta y sal”, “No me hablen de ella” y “Bien Bohemio”; Tango que nos dio el nombre.

 

Hoy, su hija y sus nietos, los invitamos a ser parte de este sentir: nuestro tango, nuestro barrio y nuestra historia.

 

“Bien Bohemio”: Un lugar donde no hace falta tanto lujo…

Porque sobra corazón.

Nuestra Historia.

… comienza en los años 40 en una casa ubicada en la calle Loria, en el porteño barrio de Boedo, cuna del tango y del arrabal.

Importantísimas figuras tangueras, como Héctor Varela, Carlos Ri Sarli, Roberto Rufino, Jorge Durán, Mario Bustos, Argentino Ledesma, Rodolfo Lezica, Nelly Vasquez y Jorge Falcón entre otros, compartieron en esta casa, el sentimiento, la pasión y la bohemia, que pasaron a las siguientes generaciones.

 

Esto es lo que queremos compartir con ustedes:

El mismo piano, el mismo piso de pinotea, las mismas paredes que acompañaron las inspiraciones, los ensayos y los amores de aquel entonces…

Nuestras puertas siempre están abiertas para recibirlos.  

Bandoneonísta, Compositor, Orquestador y Director de Orquesta.
Su verdadero nombre Ernesto Ovidio Rossi, nació el 8 de diciembre de 1916 en Guaminí, ciudad de la provincia de Bs. As, de donde también es nativa la cancionista criolla Nelly Omar. Hijo de Petra Jiménez y del músico profesional Ernesto Atilio Rossi, autor del Ave María y quien fue su primer maestro.

 

A los 10 años debutó en la orquesta de su padre tocando indistintamente la trompeta y el violín. Pero él sentía una irresistible atracción por el bandoneón y sin saberlo su familia y teniendo como cómplice a un comisionista que le llevaba desde Buenos Aires Los Métodos del Bandoneón, estudiaba por las noches el difícil instrumento al que dominó cuando contaba con solo 15 años, asombrando a toda su familia de músicos.

 

Llegó a la Capital Federal con su hermano Carlos quien venía a dar una prueba como cantante. Tití aprovecho para probarse en su otra pasión, el fútbol y puntualmente en Boca Juniors. Tuvo el privilegio de jugar con la "azul y oro"! en 1937, pero a pesar de su habilidad, esta práctica se hacía incompatible con su trabajo nocturno y opto por su carrera musical.

 

De esta manera llega junto con otros jóvenes músicos provenientes del interior, a la pensión de la calle Salta 321 donde se casó con Marta Esther Martín y nació su primer hijo Ernesto Omar (San Diego) quien luego seguiría los pasos de su padre como autor de innumerables tangos. Tití junto a Armando Pontier, Enrique Mario Franchini, Argentino Galvan y otros compartieron en un ambiente familiar y a la vez de bohemia el nacimiento de una década gloriosa en aquella pensión a la que bautizaron "La Alegría".

 

Debutó como bandoneonísta en 1937 y luego de una rigurosa selección, en la "Orquesta Estable" de LR3 Radio Belgrano dirigida por Mario Maurano. En 1939 ingresó a la agrupación de Nicolás Vacaro junto a Antonio Ríos, Julio Ahumada, Ernesto San Miguel y Emilio Barbato entre otros.

 

Luego formó parte como orquestador y bandoneonísta del conjunto del violinista Antonio Rodio. Para esa época Tití comenzó a perfeccionar sus conocimientos musicales estudiando armonía, contrapunto, fuga e instrumentación con el maestro Gilardo Gilardi.

 

 

Desde 1941 a 1944 se desempeño como primer bandoneón en la orquesta del violinista Edgardo Donato. Para esa época Francisco Rotundo, industrial papelero, convoca a Tití Rossi para armar una orquesta.

 

Así durante 11 años fue su mano derecha desempeñándose como arreglador, orquestador y primer bandoneón, escogiendo un calificado grupo de músicos y los mejores vocalistas de la época. En 1956 comenzó como orquestador y arreglador del que se transformaría en su gran amigo el "As del Tango" Héctor Varela.


Con él trabajaron y compusieron innumerables temas durante 30 años, salvo la época de su radicación en Estados Unidos.

 

También a partir de 1956 se desempeño como asesor musical de la Editorial Perroti.


En 1958 debutó frente a su gran orquesta con las voces de Alfredo Dalton y Luis Correa brillando en el firmamento artístico en confiterías como La Armonía de la calle Corrientes, la Richmond de Esmeralda, la Novel en bailables como el Palacio Guemes y La Argentina, en el famoso cabaret Marabu y el LR3 Radio Belgrano. En 1960 viaja a New York con un contrato por tres meses junto a Alberto Marino.

 

Terminando el mismo, decide permanecer en el país escribiendo para algunos cantantes americanos y compartiendo varios escenarios y grabaciones con el cantor de tangos Fernando Leiva (hermano de Susy Leiva). Hizo también presentaciones en Puerto Rico y más tarde se radican en México haciendo varias grabaciones y presentaciones en Televisa y actuando también junto a los cantores Roberto Arrieta y Che Sareli. Actuó además varias temporadas como bandoneón solista del staff del prestigioso Villa Fontana.

 

A su regreso al país en 1968 volvió a orquestar para el conjunto de Héctor Varela y a componer numerosos éxitos. Ejerció la dirección musical del Boliche Rotundo, El Sonido de Buenos Aires, Siempre Tango y Pipac´s. Y se dedico a la enseñanza musical.

 

Sus últimos trabajos fueron las grabaciones dirigiendo a su formación orquestal acompañando a Alberto Podestá, Argentino Ledezma y Jorge Falcón.

 

Autor de innumerables éxitos como "Bien Bohemio", "Pa´que te oigan bandoneón", "Dos Canarios", "No me Hablen de ella", "No la maldigan por Dios" "Para Florearse", "Muchachos, mi último tango", "Siempre tu voz", "Me han prohibido quererte", "Una lagrimita", "Azúcar, Pimienta y Sal", "Así bailaban mis abuelos", etc.

 

Falleció inesperadamente el 6 de mayo de 1985

Tango "Bien Bohemio"

Letra: S. Rainer
Música: Titi Rossi -J. Pomatti


Existen muy pocas grabaciones de este tango. La más difundida es la de la orquesta de Francisco Rotundo,
cantada por Julio Sosa el 12 de abril de 1954. Letra que habla por muchos...

 

..."Estoy en pampa y la via como viola en el empeño,
enfundao en mi tristeza porque tengo corazón.
Pifiando siempre la suerte, errando como un maleta,
como perro en cancha e bochas la gente me hace gambeta,
porque soy pa todo el mundo uno más entre el monton.
Porque a mi me importa poco la ventaja que da el oro,
soy amigo del que tiene una pena o un dolor,
a los necios los desprecio, no ambiciono sus riquezas,
y con tal que por el vidrio de la ventana e mi pieza
pueda mirar una estrella nada más le pido a Dios.
Yo he cenado muchas noches
con un verso de Carriego,
con diez guita en el bolsillo
hasta supe sonreir.
En la cola de los vivos
a mi no me van a ver.
Yo se bien que soy bohemio
tengo mucha plata en sueños
soy asi.. que voy a hacer?
Yo pude alcanzar el cielo, pero a cambio de esa altura
debia vender el alma y arrastrar mi dignidad.
Andar siempre de rodillas, no pensar en la decencia
olvidar el catecismo, dejar de lado la conciencia,
y ya ven, he preferido seguir a mate y a pan.
Porque no mido al amigo por los billetes que tenga,
y nunca quise arrimarme donde más calienta el sol.
Si en el catre del otario el vivo duerme la siesta,
y si otario se le llama al que todo lo respeta,
sere un gil para esos vivos que no tienen corazón."

BAR

Visitanos en: 

Sanchez De Loria 745

Buenos Aires, Capital Federal

Tel: 011 4957-1895

Abierto de Jueves a Domingo de 20hs a 4 de la mañana